Seleccionar página

La e-Factura como pieza importante en la digitalización de la Contratación Electrónica de extremo a extremo.

El Parlamento Europeo y el comisario Michel Barnier resaltan la importancia de la e-factura como pieza clave en los procesos de  Contratación Electrónica y fundamentalmente en la eliminación de barreras fronterizas.

El Parlamento Europeo ha respaldado hoy con una amplia mayoría la propuesta de la Comisión Europea para modernizar las normas de la UE sobre la facturación electrónica en la contratación pública. La aprobación por el Parlamento Europeo del acuerdo de compromiso alcanzado con el Consejo en enero de este año, acerca un paso más a las empresas y autoridades públicas en Europa para hacer realidad los beneficios de la presente Directiva.

Los beneficios son numerosos: la Directiva contribuirá a eliminar las barreras a la contratación pública transfronteriza, garantizando la interoperabilidad entre los sistemas nacionales de facturación electrónica que, en última instancia, se traducirá en un mejor funcionamiento del mercado único. Esto significará pagos más rápidos y nuevas oportunidades de negocio para los proveedores. Esto también reducirá aún más el coste y la complejidad de la contratación pública en Europa.

En la práctica, la Directiva exige el desarrollo de un nuevo estándar europeo para la facturación electrónica. Siempre que las facturas electrónicas enviadas por una empresa, cumplan con la futura normativa europea sobre facturación electrónica en la contratación pública, estas deberán ser aceptadas por todas las autoridades públicas en Europa.

La facturación electrónica es un paso importante hacia la administración pública sin papel en Europa (una de las prioridades de la Agenda Digital), ofreciendo la posibilidad de importantes beneficios económicos y ambientales. La adopción de la facturación electrónica en la contratación pública, por sí sola en toda la UE, podría generar un ahorro de hasta € 2.300 millones al año.

El apoyo a la administración pública moderna y eficiente en la UE y el fortalecimiento del mercado único, son las prioridades clave para la Comisión Europea. Las nuevas reglas contribuirán: Al desarrollo de un nuevo estándar de facturación electrónica europea y a hacer que la recepción de facturas electrónicas enviadas con este estándar sea obligatoria para todas las autoridades públicas. Por una parte se reducirá considerablemente el coste y la complejidad de la utilización de facturas electrónicas tanto para los gobiernos como para las empresas  incluidas las Pymes y por otra parte se van a eliminar las barreras de mercado y mejorar la interoperabilidad transfronteriza entre los sistemas de facturación electrónica. Esta iniciativa demuestra que las políticas europeas pueden ser un motor importante para la simplificación y que pueden ayudar a abrir nuevas oportunidades de negocio para las empresas europeas. Por último, el cambio del papel a la facturación totalmente digital contribuye a la lucha contra el fraude. Estos son todo beneficios concretos y tangibles que son particularmente relevantes en el contexto económico actual ”  dijo el  Comisario de Mercado Interior y Servicios, Michel Barnier. ” Quiero dar las gracias al Parlamento Europeo, en especial a la ponente, Birgit Collin- Langen, y a los redactores en  la sombra por este importante trabajo en una de las acciones clave del Acta del Mercado Único II”.

Próximos pasos:

Después de la votación del Parlamento, la Directiva será formalmente adoptada por el Consejo antes de su publicación en el Diario Oficial de la UE, su entrada en vigor forzara a la transposición por los Estados miembros en su legislación nacional.

Antecedentes:

El 26 de junio de 2013, la Comisión Europea propuso un proyecto de Directiva sobre la facturación electrónica en la contratación pública. Los principales objetivos de la nueva normativa son:

Permitir la interoperabilidad de las facturas electrónicas enviadas a través de la UE

La Directiva relativa a la facturación electrónica en la contratación pública propone el establecimiento de un estándar de facturación electrónica europea , que sirva para mejorar la interoperabilidad entre los diferentes sistemas, generalmente nacionales de e-facturación.

Su objetivo es eliminar la incertidumbre jurídica, la excesiva complejidad y los costes de funcionamiento adicionales para los operadores económicos, que actualmente tienen que utilizar diferentes facturas electrónicas en los Estados miembros. También ayudará a impulsar la adopción de la facturación electrónica en Europa, que sigue siendo muy bajo, representando sólo el 4-15% de todas las facturas intercambiadas.

Para crear beneficios para los operadores económicos y los poderes adjudicadores

La puesta en marcha del proceso, para la creación de una norma europea y asegurar que las facturas electrónicas enviadas en esta norma serán aceptadas para toda la UE, proporcionará una mayor seguridad a los agentes económicos. De hecho, esta iniciativa da seguridad a las empresas, ya que la inversión inicial en la facturación electrónica, producirá facturas electrónicas aceptadas por todos los poderes públicos en toda la UE (a condición de que las facturas electrónicas enviadas por el agente económico sean compatibles con la futura norma europea). Al mismo tiempo, la creación de la norma de la facturación electrónica permitirá a los poderes adjudicadores recibir facturas electrónicas de los operadores de cualquier país de la UE, siempre y cuando sean compatibles con la norma europea. Esto dará lugar a una mayor simplificación tanto para las autoridades adjudicadoras como para los operadores económicos que no tendrán que invertir en múltiples soluciones de facturación electrónica, para poder enviar o recibir facturas electrónicas enviadas desde otros estados miembros de la UE .

De acuerdo con estudios realizados por los Estados miembros, el ahorro podría ser de una magnitud mucho mayor, que los costos de implementación y la inversión inicial, por lo que puede ser amortizado en un período muy corto de tiempo (1 a 2 años como máximo, en muchos casos,  o incluso menos).

Para avanzar en la transición de extremo a extremo de la contratación

Ponerse de acuerdo sobre el desarrollo de un estándar europeo para la facturación electrónica, contribuirá a la digitalización de otra etapa del procedimiento de contratación pública. Por ejemplo, la introducción de la facturación electrónica, puede contribuir a la automatización de otras fases del procedimiento de contratación pública, como el e-archivo.

La digitalización de la contratación pública, al tiempo que contribuye a la reducción de los gastos de la contratación pública, también fomenta la innovación y la contratación pública transfronteriza. La transición de extremo a extremo de la contratación electrónica puede generar todos estos beneficios y más: dando lugar a importantes ahorros y simplificación para los agentes del mercado, e iniciar un replanteamiento estructural de ciertas áreas de la administración pública. También puede facilitar la participación de las Pymes en la contratación pública mediante la reducción de la carga administrativa, mediante el aumento de la transparencia sobre las oportunidades de negocio y mediante la reducción de los costes de participación.

Traducido de la nota de prensa oficial de la Unión Europea, http://europa.eu/rapid/press-release_STATEMENT-14-62_en.htm

Be Sociable, Share!